5 de febr. 2009

SITGES. TAN IGUAL PERÒ TAN DIFERENT. I



Avui fent buidatge de diaris i revistes per a un treball que estic realitzant, m’he topat amb aquest interessant text, que un veí, tal i com firma, va publicar al setmanari La Fita, durant el mes de Juliol de 1926.

Tot i que han passat més de vuitanta anys, el tema del que es parla és tan actual com les actuals discussions sorgides sobre arran de la pavimentació del centre, sobre si el Cap de la Vila és una plaça o un encreuament de carrers.


"Siempre hemos tenido por una gran equivocación prescindir de la realidad de las cosas de la vida, el imponerse a los demás acarreándose como consecuencia el divorcio del pueblo; pues al empeñarse en hacer sentir lo que no quiere hacer porque no lo siente.
En todos los órdenes sucede igual. Pregunto a quien corresponde. ¿Por qué el cambio de nombre de la calle Nueva por el de Pablo Iglesias? El vecindario no lo quiere. ¿Acaso olvida él o los proponentes, que no se ha podido borrar de la mente de los sitgetanes y dejar de pronunciar el tradicional nombre de Cap de la Vila por el de Marqués de Mont-Roig? ¿Ignoran muchos que, cunado la revolución del 68, pusieron una lápida en la calle de Fernando de Barcelona posponiendo otra en la que se leía Calle de la Libertad? ¡Tantos casos pudiéramos citar!
Bien está que los correligionarios y entusiastas de aquel buen señor, le glorifiquen si para ello hallan méritos bastantes y eco en las poblaciones; que soliciten al Ayuntamiento dar el nombre a alguna de las nuevas calles que van abriéndose en el sector del Vinyet. Allí sería propietario; en la calle Nueva siempre será un inquilino. Las imposiciones nos duelen. Los vecinos protestan el cambio. Las nuevas denominaciones es una, la del pueblo otra. El pueblo debe ganar.
No es que le tenga animadversión contra aquel que se llamó Pablo Iglesias, no. En mi no caben odios ni rencores. Respeto las personas aunque no comulgo con sus ideas. Para justificar este aserto, léase un acta de una sesión del Ayuntamiento cuando fui concejal y allí se hallará escrita la pregunta. ¿Quién fue el Marqués de Mont-Roig? La Presidencia me contestó en términos que me convencieron. Yo expuse el pensamiento expresado arriba y en los mismos términos, y desde aquí ruego al consejo que, como consecuencia de la propuesta de los vecinos de la calle Nueva, a quienes me sumo, acuerde quitar la placa del señor Marqués y la coloque en una plaza nueva del mismo sector arriba expresado, para que tenga casa propia y no de alquiles como la tiene hoy; de tal manera, que si un forastero pregunta al llegar a ala estación por la plaza que nos ocupa, o sea, la de aquel proceder, nadie le dará la razón ( como no sea algún urbano) y en cambio póngase una nueva placa adonde de lea el sitgetano, el tradicional e histórico nombre el letras de oro y regulares dimensiones Plaça del Cap de la Vila". (sic.) UN VECINO.



LA FITA. Órgano de la Agrupación Tradicionalista de Sitges. Julio de 1926. Año 1. Núm. 5. Pág.2

3 comentaris:

Florenci Salesas ha dit...

El veí en qüestió no podia tenir més raó. Com tu dius, algunes coses no canvien gens.
L'estira i arronsa decissions verticals/necessitats ciutadanes ha estat un constant a tot arreu, sempre.
Per cert, saps que és aquella espècie de "semàfor" que es veu a la foto antiga?
Gràcies

Criticartt ha dit...

Masses coses no canvien...., però aquí estem nosaltres per intentar-ho( o no).
Aquella "espècies de semàfor", crec que era un anunci-indicador. En altres fotos de mitjans dels anys 50, he vist un element urbà semblant, principalment al Passeig. Aquets tant podria indicar el Cap de la Vila com el Retiro... ara m’has picat la curiositat, i aquest cap de setmana ho investigaré... el dilluns t’intento dir exactament que hi posava.
Fins aviat

Florenci Salesas ha dit...

Moltes gràcies. Ara que ho dius em sona d'haver-ho vist a on dius tu, però també pot ser que la memòria em faci tentines.
En fi, bon cap de setmana.

Publica un comentari a l'entrada