27 nov. 2015

CASA DEL GOVERNADOR, CAN BORRELL O CAN CULAPI D'ALELLA O COM PERDRE UN CONJUNT HISTÒRIC PER DESIDIA


Foto extreta del blog Minerva Casales, entreu i veureu moltes més imatges

Avui, dia de Sant Josep de Calassanç, fundador de les escoles Pies, conguts com Escolapis, o Can Culapi, he cregut que era bon moment per publicar un article dedicat a la història d'un edifici que va servir durant anys com a col.legi del Escolapis. 

El text està escrit en castellà pq l'estudi va ser encarregat en aquesta llengua, i no és necessari que la tradueixi, no?, i la ubicació d'aquesta història la trobem a Alella, una preciosa localitat del Maresme que m'ha enamorat, per la seva història, pel seu patrimoni arquitectònic i per la seva bellesa, però també m'ha servit per adonar-me que en la lluita per la conservació del patrimoni encara s'ha de fer un gran esforç.... i principalment en fer entendre a la gent la necessitat de no destrossar per destrossar, així com posar al cap de les institucions i dels bancs, que quan aquests edificis cauen (per desgràcia) a les seves mans, encara que siguin fruit de deutes, i que es puguin considerar un problema, s'ha de fer tot el possible per mantenir-los... i si no es pot o no es vol, donar facilitats a persones que estan disposades a invertir en la seva recuperació. A que em refereixo? Doncs a la destrucció que ha sofert aquest bellíssim edifici al llarg dels darrers 15 anys, des de que va ser abandonat pels Escolapis.

Sobre l'edifici hi ha diversos blogs que parlen d'ell, dels jardins, així com altres que tenen com a tema principal l'estat de destrossa actual. També podeu veure l'edifici, abans del seu deteriorament a la pel.lícula La Mala educación, de Pedro Almodovar, ja que va servir com a escenari d'aquesta. 

Així doncs,avui us torno a col.lar un d'aquells articles una mica llarguets, però que crec que val la pena conèixer i segueix la meva sèrie d'estudis sobre edificis escolars, com el de Mary Ward o el Jesús Maria de Sant Gervasi. Els altres dos col.legis els vaig poder conèixer i viure personalment, i aquest d'Alella només com a historiadora, així que potser la història que explico pot resultar més freda, i potser em falta informació, ja que a dia d'avui encara em falta saber moltes coses sobre la casa de Can Borrell, informació que seguiré buscant i recopilant, i com en altres casos, ja us aniré completant aquí....

Comencem.....

La Torre del Governador a Alella 



Historia de la finca de 1377 a 2015

La Torre del Governador, se encuentra ubicada en la población de Alella, pequeña localidad con una intensa historia vinícola situada estratégicamente a 18 kilómetros de Barcelona y a dos kilómetros del mar y de la playa de la población vecina de El Masnou.

El actual municipio de Alella, que se encuentra documentado desde finales del siglo X bajo la denominación de Alella y Elella, es un pueblo tranquilo con una interesante historia y un patrimonio cultural y arquitectónico muy importante, ejemplo del cual es el edificio protagonista de nuestro estudio histórico. La torre del Gobernador es un ejemplo  destacado de este legado cultural y artístico, no sólo por su interesante arquitectura, sino también por la historia que rodea a este edificio de más de 700 años de existencia.  

Los datos más antiguos que se conservan de esta finca nos remontan al siglo XIV cuando esta pertenecía  a Pere Torrella, propietario de Mas Torrella, el cual el año 1377 consta como labrador de estas tierras de Alella.

Perdemos la pista de los propietarios de la finca hasta llegar a mediados del siglo XVI, cuando esta es adquirida por Pere de Cardona y Requesens, consejero real y Lugarteniente General del Principado de Cataluña, así como posteriormente Gobernador del Principado de Cataluña, un rango destacado socialmente que supone  que a partir de este momento la casa se pase a conocer popularmente como Casa del Gobernador. 

Pere de Cardona, casado con Maria de Erill tienen cuatro hijos ( Enric, Mariana, Francesc y Elisabet), siendo su primer hijo, Enric de Cardona y de Erill, (?-1603) el heredero de todos los bienes del padre, entre los que se encuentra la finca de la Casa del Gobernador. 

Pere se casó con Violant Carrós de Centelles y la pareja no tuvo descendencia, lo que hizo que sus herederos vendieran a principios del siglo XVII la finca de Alella a Andreu Benet Dams, “mercader, ciudadano de Barcelona”. 

En el año 1663, por razones que desconocemos, la finca fue subastada y adquirida por Manuel de Llupià y de Ballaró (1626-1708), vice gobernador de Cataluña. El heredero de este fue su hijo mayor, Joan de Llupià y de Agulló, gobernador de Cataluña en 1698. 

A su muerte el el 14 de octubre de 1713 sus bienes pasaron en usufructo a su esposa, Mariana de Gilaber y de Sentmenat, y a las hijas de la pareja, Isabel i Josefa, las cuales en 1736 vendieron la finca de la casa del Gobernador a Josep Artigas.






Propiedad de la família Queralt, condes de Santa Coloma

El año 1736 Isabel i Josepa de Llupià i de Gilabert vendieron “la casa, tierra, huerto, fuente, agua y acueducto”  que poseían en el término de Sant Feliu de Alella a Josep Artigas i Pera, droguero de Barcelona,  el cual compraba con la intensión de ceder su compra a  Don Juan de Queralt i Xammar, V Conde de Santa Coloma”(1687-1756). 

En 1780 Josep Artigas vendió la heredad a Juan Baptista de Queralt i de Pinós, hijo de Ignacio de Queralt y Descatllar (1732- ?), y de Maria Josefa Pinós.  La pareja tubo a Joan Baptista Queralt i de Pinós (Barcelona, 1758- Alella, 1803). Casado en Madrid el año 1784 con María Luisa de Silva, fija y heredera del conde de Cienfuentes.  De la pareja nació el año 1788 en Barcelona Joaquin Queralt i Silva, muerto en Madrid el año 1865 y Maria Eulalia de Queralt i Silva (Madrid, 1787-1863). De Joaquin, casado en Sevilla, nació Juan B. de Querat y Bucarelli (Sevilla, 1814-1873) i de Eulalia, casada con José Miguel Carvajal i Vargas, II duque de San Carlos, 

Los Queralt des de la compra de la finca tuvieron problemas de derechos sobre el agua con Mariano de Mata. Ya en 1780 abren litigio por oponerse este último a la construcción de un acueducto, por parte del Conde de Queralt,  en el conocido como Torrente del Bonvehí, y así aprovechar el agua que pasaba por este terreno. El albañil que realiza esta obra fue Baudilio Montaña, el cual también se presentó como testigo en el litigio iniciado por Mata y Queralt. En los documentos que se conservan sobre este procedimiento en la Biblioteca de Catalunya, encontramos los “mapas” que nos indican la situación de la casa y terrenos de los Queralt dentro del municipio de Alella en el año 1780.

También se debe a los condes de Queralt la construcción o modificación de la capilla particular de la casa. El 26 de mayo de 1820 la familia Queralt piden “nuestro permiso para que pueda celebrarse en la capilla que se expresa este escrito todos los días en que el excelente conde de Santa Coloma, la Sra. Condesa o sus señoritos se hallen en su casa de campo del pueblo de Alella”.

Los condes de Queralt fueron adquiriendo más tierras lindantes a lo largo de los años, en las que principalmente plantaron cepas. El 2 de abril de 1818 compraron el terreno conocido como “La Pedrera”. Para el cultivo de las tierras contaron con diversos vecinos de Alella que cultivaban las tierras.

La família Safont Lluch

El 29 de abril de 1842 Andres Herraiz, apoderado de Juan Bautista María Queralt Silva, VIII conde de Santa Coloma vendió a José Safont, vecino y de comercio de Madrid, por el precio de 7.867 duros, 12 reales, 20 maravedís la:

“Casa torre y heredad situada en el termino del pueblo de Alella, denominada Torre del Gobernador, consiste la casa con las cuadras, lagares, bodega y demás oficinas y las cubas, prensas, muebles y utensilios, ornamentos pertenecientes a la dicha casa torre con los patios, capilla con sus ornamentos, baños, un trozo de viña, huerto, jardines, árboles, aguas y juegos de aguas, fuentes, albercas, estanques, acueducto, minas, derechos de buscar, obtener y aprovechar nuevas aguas, cuya torre y demás casas agregadas forman un conjunto circuito todo de paredes de exterior una mojada poco mas o menos y ademas cuatro piezas de tierra nombradas de Figuerals, la viña larga, coll de XXX y la Pedrera”

En 1841, Josep Safont y Lluch (Vic, 1803-Madrid, 1861), gran empresario madrilenyo, amplió sustancialmente las propiedades heredadas de su padre, Josep Safont y Casarramona.  Entre las fincas que compró destacan las que adquirió a la familia Queralt, condado de Santa Coloma

La propiedad de Alella estaba, desde 1849, cedida “temporalmente” a su hermano Jaume Safont y Lluch, tal y cómo consta en la nota marginal del registro inscrita el 10 de mayo de 1864, propiedad que pasa a ser consolidada el 4 de octubre de aquel mismo año 1864. 

Muerto en 1861 Josep Safont, los bienes pasan a su hermano mayor, Jaume, el cual, siguiendo el ejemplo de su padre y hermano, en su testamento de 1868 señaló como heredero a su hermano Miquel Safont y Lluch, y en caso de que este muriera antes, a la esposa de este, Emilia Parellada, y a los diversos hijos de la pareja Safont Parellada. 

Jaume Safont y Lluch adquriró diversas deudas a lo largo de su vida, hipotecando fincas de su propiedad, como la casa del Gobernador de Alella. Así pues, a su muerte, y al constar como fiador a su hermano Miquel, la familia buscó la manera de deshacerse de las deudas, un objetivo nada fácil. 

En 1880 murió José Safont i Parellada, i la finca quedó en manos de su madre, Emilia Parellada, y de sus hermanas, las cuales el año 1881 la vendieron a Joan Forgas Bayó.

Posteriormente pasa a José Gallart y Forgas (1838-1898), indiano que hizo fortuna  con la industria del azúcar en Puerto Rico. Entre sus propiedades Palacio de les Heures en Barcelona comprado en 1883. Este estaba casado en segundas nupcias desde el año 1888 com Mercé Folch Parellada (+1936).

La finca de la casa del Gobernado, salió a subasta el 13 de junio de 1887 y fue adquirida por Antoni Borrell y Folch.


El último propietario. De la Torre del Gobernador a los Escolapios

El 13 de junio de 1887 la finca conocida como la Torre del Gobernador es subastada públicamente y adquirida por Antoni Borrell y Folch (1832-1910), político e industrial destacado que fue cónsul general de Alemania en Barcelona. 

Hijo de Manuel Borrell y Rovira y de Maria Folch y Coll, Antoni estaba casado con Mercedes Coll y Pujol (+13-2-1909). 


Su hermano, el pintor Mariano Borrell y Folch (1828-1896), profesor de Bellas artes en Madrid y autor del “Tratado teórico práctico de dibujo con aplicación a las artes y a la industrial”, Madrid, 1869, fue el encargado de realizar, junto al arquitecto General Guitart, gran amigo del propietario, el diseño de las diversas obras de reforma y ampliación de la casa, unos trabajos entre los que destacan elementos arquitectónicos característicos como las dos torres, el castillo y la torre cilíndrica, así como un interesante repertorio decorativo interior y exterior, decidido principalmente por Mariano. 


Plànols de Goday que es conserva a l'arxiu del COAC

No podemos olvidar el gran jardín que Borrell embelleció durante sus años en la casa, consiguiendo un conjunto interesante. 







Antoni Borrell, propietario de la Torre del Gobernador, en su último testamento, del 7 de abril de 1909, legó todos sus bienes a los albaceas con el mandato de que los beneficios de estos se destinaran a la educación de chicos con pocos recursos económicos. 






Antoni Borrell murió en 1910, un años después de su mujer Mercedes Coll, sin descendéncia, y se cumplió su voluntad testamentaria de dejar todos sus bienes para garantizar la educación a niños sin recursos. 

El 15 de julio de 1916, los albaceas de Antoni Borrell, Evaristo Ruiz de Larramendi, General Guitart, Raimon Duran i Ventosa, y Joan Torras Villanueva, y el padre provincial de las Escuelas Pies, Lluis Fábregas, firmaron el contrato mediante el cual se creaba el Instituto Borrell de las Escuelas Pies bajo la protección de la Virgen de la Merced. En este contrato  se legaba 


1-La finca dicha como la Torre del Gobernador, que consta de casa torre con sus correspondientes tierras. 
2- La masia contigua denominada Xecó Monnar junto a sus tierras
3- y otras fincas en Barcelona

La masia de Xeco Monnar tiene su origen en la compra que el año 1411 realizó Pedro Monnar, Labrador de Alella, a Juan Desplà, hijo de Pedro Desplà. El año 1363 Juan Desplà heredó las tierras que su padre Pedro, había adquirido el año 1343 a Pedro de San Climent, sobrino heredero de Jayme de San Climent. 

El 27 de julio de 1916 entra la 1ª comunidad de Escolapios, con el rector Pare Ricart como director. Una vez todo preparado para su objetivo educativo, durante el mes de septiembre de ese mismo año ya entraron los primeros alumnos a la escuela. Ese mismo año el juniorato del Calasanciato de los Escolapios se traslada al edificio del Instituto Borrell de Alella. 

23 de septiembre de 1925 el rector Joaquim Flaquer inaugura los dos pisos que acaban de construir sobre la casa antigua. Aquellos mismos momentos se reparan algunos desperfectos de la cúpula del salón de cristal una ampliación que permite que durante ese curso 1925-1926 entraran los primeros alumnos internos.




Cada vez hay más demanda para estudiar en este colegio, y se sigue ampliando el recinto escolar. En 1928 se construye un bloque de pisos ante la capilla, edificio destinado a los alumnos internos y externos. Los planos de estos son encargados al arquitecto Josep Goday y Casals (Mataró 1882-1936), técnico especialista en arquitectura escolar. 




En octubre de 1933, durante la República se prohíbe la enseñanza a las órdenes religiosas, y la escuela se transforma en la Escuela de la Mútua Eduardo Llanas Delegación de Alella, bajo influencia Escuelas Pies.

Durante el mes de julio de 1936, acabada de estallar la Guerra Civil Española, los religiosos abandonan la casa y esta es ocupada por las niñas del orfanato Antonio Solís de Alcalá de Henares, entidad cercana a Madrid, alguna de las cuales las vemos en esta foto. 



Con la Guerra Civil casi finalizada, durante el mes de febrero de 1939 el padre Pio Sarre vuelve a la casa y hasta verano conviven los religiosos con las niñas del orfanato. Durante el mes de septiembre de 1939 se reanudan las clases con alumnos externos.

En los veranos de 1940 y 1941 la casa sirve para colonias de los niños de las Escuelas Pías de Sant Antoni de Barcelona, y es ya durante el curso de 1941 que vuelven los niños internos al colegio.

En 1957 se levanta un nuevo piso en la casa para poder atender la gran cantidad de alumnos. Es durante estas obras de ampliación cuando durante el año 1960 se reconstruye el Salón de Cristal i el Salón de Té, espacios que se encontraban en muy mal estado. El salón de Cristal se restauraría diversas veces a lo largo de los siguientes años. 

Curso 1977-1978 es el último con alumnos, puesto que tienen que dejar la escuela para ir a un edificio moderno y adecuado. Desde este momento la casa tiene otros usos, que suponen diversas actuaciones como la construcción de pistas poli-deportivas. 

Durante los años 80 la escuela cedió sus aulas a la escuela pública de Alella, a casa de colonias y de convivencias, así como el edificio nuevo, el del arquitecto Goday, se cedió a la Escuela Agrícola  del Maresme, dependiente de la sección de formación profesional de Santa Anna de Mataró, donde unos 150 alumnos realizaban prácticas de huerto y floricultura.

También realizó la función de almacén de libros de las comunidades y las escuelas, y un piso fue habilitado para un grupo de minusválidos. 

Durante la década de los noventa, se iniciaro los Campos de Trabajo de Restauración, con el objetivo de restaurar el edificio. Entre las salas restauradas destaca el Salón de Música. 

A finales de los años noventa la casa de colonias cierra por contradicciones entre la normativa de seguridad que requería la Generalitat de Cataluña y la consideración de la casa como bien patrimonial del Ayuntamiento de Alella. Se pedia una escalera de emergencia para poder seguir acogiendo a los niños, y el ayuntamiento impedía esta construcción, una decisión equivocada que ha supuesto el abandono total del edificio, con la consecuente destrucción, expoliación y pérdida patrimonial 


La Casa del Gobernadr durante el SXX. La decadencia 

Durante el mes de septiembre del año 2000 se cerró definitivamente la comunidad y la Fundación Instituto Borrell vendió la finca a la inmobiliaria Landscape Vallés S.L, del Banco de Sabadell. Un convenio urbanístico firmado el año 2002 entre Ayuntamiento y propietarios de  Torre del Gobernador para reconvertir el edificio en hotel. 

Durante le año 2004 se realizan trabajos de estabilización en diversos puntos de los edificios, los cuales se encuentran muy degradados. 

En el mes de mayo de 2008 el convenio urbanístico entre Ayuntamiento y propietarios de la Torre del Gobernador, Landscape Promociones Inmobiliarias S.L, para reconvertir el edificio en hotel queda sin efecto. La firma del convenio comportaba la modificación de usos del edificio, para pasar de residencia de estudiantes a hotel, y un incremento de 7.000 m2 de techo. La modificación fue aprobada por el Ayuntamiento el 2002, pero la Generalitat condicionó la ejecución a la redacción de un texto refundido que recogiera las cesiones obligatorias en concepto de zona verde y equipamientos. Contra este acuerdo, la propiedad presentó un contencioso administrativo que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña declaró caducado el 2007. El Ayuntamiento tenia que devolver a los propietarios Landscape, Promociones Inmobiliarias S.L. los 150.253€ que la sociedad aportó como pago del 50% del coste que suponía la adecuación del Paseo Marià Estrada y su acceso a la carretera BP-5002.

Banco Sabadell, propietario del terreno, pasa a manos de La Caixa, que se adjudica la zona edificada de la Torre del Gobernador,  y  de BBVA, que se queda los terrenos de los jardines, las pistas poli-deportivas, el lago y la Masia de Can Xeco Monnar, este último lote, vendido por BBVA a Torrebernades S.L. 

THE END

Actualment un interessant projecte per restaurar, recuperar i reconvertir l'edifici de la torre del Governador en hotel de luxe es troba en standby amb tot el que això suposa. 







Cada dia que passa es perd una mica més d'aquest magnífic edifici, i cada dia que passa hi ha risc de que gent que té la voluntat i la valentia d'invertir en un projecte tan gran com aquest, es cansi de tants obstacles i ho deixi estar..... A Sitges hem viscut durant anys una situació semblant amb un edifici tan important com la casa Vilella o Residència Helvètica, fins que algú va veure en ella l'oportunitat de negoci i els sitgetans un solució a la seva degradació que patia la casa cada dia que passava sense fer res per aturar el procés. 

Potser que en aquest tema patrimonial, en altres no cal, Alella i els propietaris actuals del conjunt arquitectònic de Torre del Governador agafin con exemple el cas sitgetà i que arribin ràpid a una solució que permeti la recuperació de tot aquest magnífic espai. 



4 comentaris:

  1. bona feina!
    Cal seguir treballant.

    ResponElimina
  2. Bon treball!

    Alguns vam tenir la sort de visitar poc després de ser abandonat ... Un lloc que em va marcar molt!

    Salutacions.

    Pablo RS (www.pablorsphotography.org)

    ResponElimina
  3. Bona Feina!!! genial
    Jordi Vall
    Recuerdo Abandonado

    ResponElimina
  4. Jo hi vaig estar de colònies l'any 1991 i recordo el lloc com un espai gran i màgic, ple de racons, escales,patis,altes sales,torres jardins... Quina pena l'abandó en que es troba. (Isaac)

    ResponElimina